"> Kanahura

Masaje Con pluma


No sólo de contracturas viven las masajistas.

El masaje siempre tiene como fin el bienestar del cuerpo, en sentido amplio. No sólo nos duelen los hombros o el cuello o la espalda, a veces el problema está en el nerviosismo, en las preocupaciones, el estrés, las malas sensaciones, la tristeza ….

Estas “contracturas espirituales” también pueden tratarse con masajes relajantes, tranquilizadores, que nos permiten, durante un rato ser nosotros mismos y recuperar la energía.

Para los que gustan y/o necesitan la suavidad, la sensación de calma que produce un toque suave sobre la piel, una brisa que nos pone la piel de gallina, … no hay nada más relajante que un masaje con plumas (de avestruz).